Cribado por una buena causa

XAVA Recycling envió a Armenia una criba LS28 por medio de Caritas Vorarlberg para dar apoyo a un proyecto benéfico para niños con discapacidad.

Stefan Lössl, que lleva desde 2014 comercializando sus cribas vibrantes compactas, ha establecido una excelente red de distribuidores con numerosos clientes satisfechos en Austria y parte de Suiza y Alemania. Sin embargo, el envío a Armenia constituyó para el joven empresario un escenario totalmente novedoso. «Uno de mis distribuidores me preguntó si podía contribuir a un proyecto de ayuda exterior de Caritas Vorarlberg para niños con discapacidad en Gyumri enviándoles una criba vibrante LS28», cuenta Lössl. No fue una decisión difícil de tomar, por lo que a principios de julio de 2017 llegó a Armenia una nueva cribadora XAVA de la serie LS28.

Criba vibrante XAVA en una guardería infantil de Armenia

«El pequeño sol de Emil» es un proyecto único de guardería infantil en Armenia.

Una guardería infantil energéticamente autosuficiente – un proyecto único en Armenia

Una guardería infantil energéticamente autosuficiente: un proyecto único en Armenia

La guardería infantil Emili Aregak, que en armenio significa «el pequeño sol de Emil», fue fundada en 2008. Al principio era un minúsculo centro de día en la ciudad con muy pocas plazas. Entre 2010 y 2012 experimentó una replanificación y en septiembre de 2013 se inauguró un nuevo edificio. Finalmente, en otoño de 2015 «El pequeño sol de Emil» se convirtió en centro de terapia para niños con múltiples discapacidades.

En la actualidad reciben cuidados cien niños de entre tres y dieciséis años, la mayoría con múltiples discapacidades. Allí se les ofrece fisioterapia, psicoterapia, terapia ocupacional, logopedia, terapia artística y musicoterapia.

El centro de día es energéticamente autosuficiente desde su reinauguración. La electricidad procede de un sistema fotovoltaico que genera unos 120.000 kW/h al año. A 1.600 metros de altura, las condiciones del lugar son excelentes, ya que disfrutan de unos 300 días de sol al año y de fuertes vientos que refrigeran los módulos: un entorno ideal.  La calefacción y la refrigeración funcionan con dos bombas de calor que extraen la energía del agua subterránea, para lo cual se picó un pozo de 120 metros de profundidad. Además, con el agua se riega la finca, por lo que el sistema aúna calefacción, refrigeración e irrigación al mismo tiempo. En el proyecto han participado unos 70 voluntarios, entre ellos Bernd Fischer, el Vorarlberger:

«En este proyecto está parte de mi alma: hemos invertido mucho tiempo y energía, y los resultados son impresionantes. Cubrimos sin problemas nuestro propio consumo de electricidad, de unos 80.000 kW/h, y también se la vendemos a una compañía energética por el equivalente de unos 5.000 euros al año. En Armenia, eso es mucho dinero».

Criba XAVA en uso para el proyecto de asistencia

Ahora van a mejorar un sendero alrededor del centro para que también puedan usarlo sillas de ruedas. La criba vibrante LS28 de XAVA se utilizará para cribar la tierra extraída y lograr un grano de 0 a 16 mm de tamaño, que se empleará como base para construir el camino.

El fundador de XAVA, Stefan Lössl, se desplazó hasta el lugar para la puesta en servicio de la máquina:

«Me siento verdaderamente satisfecho de poder participar en un proyecto tan estupendo. Nuestras unidades son fáciles de manejar y de mantener, por lo que no hace falta demasiada formación. Pero estaba deseando ver el lugar donde iba a utilizarse y me han fascinado el entusiasmo y la dedicación de los voluntarios y el personal de apoyo».

Bernd Fischer mira al futuro con optimismo: «Más adelante también nos gustaría ocuparnos de chicos de más de dieciséis años, por lo que estamos mon-tando un huerto con verduras, hierbas aromáticas y árboles frutales. Gracias a empresarios con corazón, como Stefan Lössl, estos proyectos resultan un poco más sencillos. Agradecemos enormemente su apoyo y tanto él como cualquier otra persona interesada serán siempre muy bienvenidos».