Una criba vibrante en lugar de una criba de tambor

Josef Kehrer lleva casi treinta años haciendo compost y, en la actualidad, produce toneladas de humus con compost procedente de siete municipios. Para ello, durante mucho tiempo alquiló una criba de tambor, pero desde hace seis años es un cliente sumamente satisfecho de las cribas vibrantes XAVA.

Josef Kehrer, agricultor y ganadero a tiempo completo de Putzleinsdorf, gestiona desde hace veinte años una explotación orgánica con 45 vacas lecheras y 41 hectáreas de tierra cultivable. Además, desde 1990 se ocupa del compostaje de restos de arbustos triturados, desechos de jardinería y cocina, tierra, restos de hierba y césped, y estiércol sólido. En la actualidad composta la basura orgánica de siete municipios (unos 200 m³/año), así como 1.500 m³ de material que llega a su planta de compostaje certificada, de aproximadamente 50 m de largo. Parte del compost producido se usa en sus propios campos, para mejorar naturalmente el crecimiento de las plantas y la salud del suelo, así como para promover el almacenamiento de CO2. Pero también se vende como tal o en una valiosa mezcla de compost, arena y humus.

XAVA-Recycling_Jobstory_Kompostierer-Kehrer_Ruettelsieb_LS28_04
Cribado de dos o tres grupos

Ahorro y flexibilidad con la criba vibrante

Para preparar el compost, Josef Kehrer utiliza una volteadora y una unidad de cribado. «Hasta hace poco, alquilaba una criba de tambor para separar las fracciones finas de las gruesas, pero el transporte y la puesta en marcha me llevaban mucho tiempo, por lo que empecé a buscar una alternativa. Gracias a Johann Engleder, en verano pude probar gratis la criba vibrante LS28 de Xava Recycling y de inmediato quedé impresionado. Alcanza una productividad de 30-40 m³/h para un tamaño de grano de 0/10 mm y de unos 50 m²/h para un tamaño de 0/16 mm», explica Josef Kehrer. Hasta aquel momento no sabía que una criba vibrante ofrece la misma calidad que una criba de tambor, pero por mucho menos dinero.

Kehrer está convencido: «La relación precio-rendimiento es excelente, y ahora soy mucho más flexible. La máquina ahorra espacio y puede manejarse de forma muy fácil y rápida con un cargador de ruedas. Si hubiera sabido que la criba vibrante era una alternativa tan buena a la de tambor para el cribado de compost, hubiera empezado a usarla mucho antes».